29 de septiembre de 2016

diminutillos


210.

Que la vida sea sencilla y sea tuya
no como cuando ponemos nuestros nombres a los libros
no como cuando firmamos créditos
no como cuando soñamos con la maquinaria engrasada

Que sea simple
y pueda mutar
Que sea tuya
y no te cueste ofrecerla

26 de septiembre de 2016

diminutillos

209.

no podía ser de otra forma
pero fue
cuando ya no la esperaba
sucedió
entre los resquicios de la espera
fue
tan distinta
que no supe reconocerla

22 de septiembre de 2016

diminutillos

208.

eres prácticamente imposible
teóricamente improbable
intuitivamente escurridiza

aun así eres

algo menos de lo que necesito
y mucho más de lo que pedí

19 de septiembre de 2016

diminutillos

207.

Quién vendrá a descubrirnos 
a zarandear este ahora 
perdido de costumbres

Quién vendrá a destaparnos 
a ofrecer frío y evidencia
para confirmar la regla

Qué desatendida voz 
llegará desde el margen
a trazar la frontera de lo que fuimos

15 de septiembre de 2016

diminutillos

206.


Por eso digo,
para buscar a dios en la cháchara.
Por eso digo,
para perderme en el palique.
Por eso balbuceo;
para poder vivir ahora
lejos de las esencias,
carente de voluntad,
eludiendo el esfuerzo,
Por eso, para ir tirando
                              por la borda,
repito y repito lo dicho,
construyo oraciones que no rezan.
Palabras encima de palabras.

12 de septiembre de 2016

diminutillos

205.


la enfermedad atenta
encontró la salida
un hogar en todas las cosas
una estancia refrigerada
en la conciencia renca
del grupo de la turba de la masa
crítica
y ni los niños felices
se libran ya del dolor y el ansia
ni los ilusos están exentos
de tener que perseguir virtualidades
nadie escapa del verdugo diluido
en todas las acciones libres


la enfermedad atenta
ya no mata

8 de septiembre de 2016

diminutillos

204.

Ser niño ya no es excusa.
Todos debemos enfermar pronto,
ser vacunas incapaces caminando
una realidad aviesa y disimulada.

5 de septiembre de 2016

Génesis 9:7

«En cuanto a ustedes, tengan hijos y multiplíquense, dispérsense sobre la tierra y domínenla»


Viene bien, de vez en cuando, la indefinición 
de la norma borrosa.
Viene bien poder moldear el límite, 
dibujarlo con el talón en la orilla.
Viene bien no toparse con la libertad precocinada,
tener las manos listas,
la mirada sin amanerar
y el suspiro como el disparo para el velocista.

Viene bien interpretar la realidad 
añadiendo piezas al hombre 
y no despiezando nuestra presencia en la tierra.

Viene bien asumir que la oportunidad 
está detrás de las costumbres que chirrían,
es paciente y es pasiva.
Viene bien saber ser mejor sin ser oportunista. 

1 de septiembre de 2016

diminutillos

203.

Líbrame señor 
de la tiranía del adjetivo vacío.
Que no se me llene la boca 
de calificativos encadenados.
Líbrame de ser nada
señor.
Usted que parece ajeno a esta batalla
del hombre contra su ideal,
permítame la calma, la curiosidad y el mañana;
Líbrame señor
de los espejos trucados
de los afanes especulares
y de las espectaculares promesas
de la tierra encelada.