6 de febrero de 2017

diminutillos

233.

una vez desaparecido despojado y descreído
empecé a brotar
                       vi mi infancia repitiéndose
los errores aparecían como esquinas dobladas
señalando la cita a la que se llega siempre tarde
marcando las palabras que no dijeron
pero que me empeño en invocar 
monólogo tatuado para reconocerme
llegué al punto exacto de la duda
al proyecto de ampliación del callejón sin salida
tierno aún acabé por tropezarme 
                                            y no me pedí perdón

una vez y otra vez y otra vez
se cierra el telón y sale a saludar la misma piedra

No hay comentarios: