9 de mayo de 2017

diminutillos

241.

Conseguí digerir
con el pecho y mi silencio
la agresión del cielorraso

y llamarlo exigencia
y llamarlo amor 
y llamarlo compasión 

Conseguí llegar
a refugiarme de la ira 
debajo de su cañizo avispado

y tener hogar
y tener propia voz
y tener el vacío

abierto y deseándome

No hay comentarios: